El Rey contacta con agricultores y ganaderos

escrito por fmanuel
3 minutos de lectura
El Rey contacta con agricultores y ganaderos

El sector del campo, esencial y básico en situaciones normales, es ahora uno de los pilares del estado de alarma al garantizar los suministros de alimentación a la población. Este jueves, el Rey ha podido conversar con varias coperativas agrarias para conocer los problemas que están a travesando. Por la mañana ha estado en contacto con representantes de agricultores y ganaderos de Extremadura y, por la tarde, lo ha hecho con responsables varias cooperativas de Tomelloso (Ciudad Real) y de Almería.

El problema común que le han planteado es que los trabajos en el campo se están retrasando por la disminución de la mano de obra, por padecer la enfermedad o por estar en cuarentena los trabajadores, sumando a la dificultad para el transporte en grupos. Muchos temporeros, además, proceden de otros países y no pueden viajar a España. Además, el cierre de la hostelería y restauración ha rebajado considerablemente las ventas al mayor.

Desde Tomelloso, los representantes de las cooperativas vinícolas han explicado al Rey que la comercialización del vino y, sobre todo las ventas a bares y restaurantes, han caído en picado y van ocasionar grandes pérdidas. También ha mantenido una conversación con el presidente de la Cooperativa Provincial Agraria y Ganadera San Isidro de Almería (CASI), que agrupa al mayor número de agricultores almerienses y distribuye, además de calabacín, sandía y productos ecológicos, 250 millones de kilos de tomate Raf, la mayor parte fuera de España.

En su conversación con los responsables del sector dentro de la Junta de Extremadura y las cooperativas de agricultores y ganaderos, el Rey ha conocido la situación del campo extremeño que ya estaba muy afectado y movilizado antes de la crisis sanitaria. Respecto al Covid-19, los interlocutores informaron al Rey de las dificultades en algunas áreas como el de la fruta, espárrago, labores auxiliares en la ganadería y en el sector apícola, para encontrar personal por las dificultades del transporte y la necesidad de baja ocupación de los vehículos, y por otra parte por la prevención que algunos trabajadores tienen de salir para evitar riesgos de contagio. La situación se puede agravar con la recogida de fruta. En cuanto a los mercados, los ganaderos han debido adaptarse a la variación de las pautas de consumo, sobre todo por el cierre de la restauración y hostelería, que también está condicionando las ventas de vino.